Mucama de Nisman destruyó otra coartada de Cristina Kirchner.

Publicado por

Mucama de Nisman reavivó el misterio de la puerta de servicio. Como terminará la película: la puñalada mortal a Cristina Kirchner va a venir del riñon K. El peronismo en todas sus versiones, te acompaña hasta la puerta del Cementerio, pero no va a entrar, nunca entró y esta vez no entrará, miles de punteros ya están cambiando de bando, en cada barrio, en cada pueblo, en cada ciudad, por que finalmente su ideología es el dinero. Simples mercenarios. Un ejemplo Oscar Parrili… un claro mercenario.

Declaró que cuando estaba solo el fiscal siempre cerraba la salida de servicio con una traba que se abre únicamente desde adentro. Sin embargo, no fue así el día en el que lo encontraron muerto

Gladys Gallardo, la empleada doméstica de Alberto Nisman, declaró ante la justicia que cuando el fiscal Alberto Nisman estaba solo en su departamento siempre tenía la precaución de cerrar con la traba interna la puerta de servicio. Por eso, le llamó la atención que el cerrajero que abrió la puerta dijera por TV que solo estaba cerrada con llave.

En la fiscalía, ella contó que la última vez que vio a su jefe, «el doctor», fue el jueves anterior a su muerte y que fue ella la que le dejó una nota con cosas que necesitaba del supermercado. No al revés.

Declaró además que ese jueves no se despidió cuando se fue del departamento porque Nisman estaba dormido «como nunca». Que se había pasado el día trabajando y, sobre todo, atendiendo a las radios que lo llamaban por teléfono para hablar sobre la denuncia que había presentado el día anterior.

Este verano, Gallardo pensó que iba a tener vacaciones hasta el 23 de enero. Así se lo había comunicado su jefe. Pero el 6 una secretaria le avisó que Nisman la estaba buscando. El doctor volvía antes por trabajo y la iba a necesitar. Él se lo confirmó vía WhatsApp y ella le contestó que no tenía problema.

El fiscal le contó también que el regreso era por unos días y que luego se volvía a ir con Iara, su hija mayor, a Barcelona. Pero después cambió de opinión. Iara había decidido quedarse en España con su madre y él no iba a regresar a Europa, le explicó ya en su departamento de Puerto Madero.

El último jueves, como siempre, Gallardo le tocó timbre y Nisman le abrió. Le habló de la denuncia que había presentado el día anterior; en realidad, de la repercusión que había tenido. «¿Viste?» Ella no sabía mucho. Y él le dijo: «Me van a querer voltear, pero no van a poder».

Fiscales y empleados judiciales convocaron este mediodía a una “marcha del silencio” para el próximo 18 de febrero, a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman, desde Congreso hacia Plaza de Mayo y aseguraron que “no es en contra de nadie”.

En ese contexto, el fiscal Carlos Stornelli advirtió que “el caso Nisman es el primero de estas características, pero podría no ser el último”, a la vez que calificó a la situación como “un pozo ciego que desbordó”.

Un grupo de fiscales junto al secretario gremial de los judiciales, Julio Piumato, inició la convocatoria en el hall de Comodoro Py, ante la mirada de curiosos y de empleados judiciales.

De la convocatoria, evitaron participar algunos fiscales y jueces federales de primera instancia, pues según pudo saber NA, algunos evaluaban y temían del costo político que podría significar participar de un hecho semejante.

“¿No hay nadie de la Procuración General de la Nación”, ironizó uno de los fiscales que participó de la convocatoria y que prometió su presencia para el 18 de febrero, para la cual prometen incluso la concurrencia de varios dirigentes políticos y gremiales.

Ese mismo fiscal aseguró que no hubo ningún tipo de reproche por lo bajo desde la Procuración ante la convocatoria de la marcha, y si bien se esforzó por quitarle toda significancia política, reconoció el hecho que funcionarios judiciales realizando tal acto sin dudas será interpretado como tal, y contrario al Gobierno.

La convocatoria fue hecha por los fiscales Guillermo Marijuan, Raúl Plee, Carlos Stornelli, Carlos Rívolo, José María Campagnoli, Ricardo Sáenz, y el juez Leopoldo Bruglia, entre otros.

Se trata de funcionarios que en los últimos meses estuvieron enfrentados con la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y también contra el Gobierno Nacional.

MEDIO CODIGO PENAL DETRAS DE UNA PRESIDENTA
La diputada argentina Laura Alonso dijo ante la Justicia que el fiscal Alberto Nisman, que apareció muerto en enero tras denunciar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por presunto encubrimiento terrorista, creía que lo iban a desplazar de la investigación sobre el atentado al centro comunitario judío AMIA.

Alonso, de la opositora Propuesta Republicana (Pro), declaró ante la fiscal Viviana Fein, a cargo de la investigación por el fallecimiento de Nisman, quien murió de un tiro en la cabeza en su vivienda el pasado 18 de enero, cuatro días después de denunciar a la mandataria argentina.

Alonso aportó a Fein el contenido de los mensajes por móvil que intercambió con Nisman el jueves y el viernes previos a su muerte.

En ellos, el fiscal le dijo a Alonso que el lunes 19 iría «con todo» a detallar en el Congreso ante los parlamentarios su denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner.

«Estaba entusiasmado y preparándose», dijo la diputada al hablar con la prensa al concluir su comparecencia voluntaria ante Fein.

Según Alonso, Nisman le dijo: «No tengo miedo por mí, tengo miedo por mis hijas», pero el fiscal no le dio mayores datos sobre este punto.

La parlamentaria detalló que la primera vez que Nisman le contactó por mensaje de móvil fue el 6 de enero, desde Londres, donde estaba con una des sus hijas de vacaciones.

Luego, lo vio personalmente el 14 de enero, luego de que Nisman presentara la denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner por presunto encubrimiento a los iraníes acusados

en la causa AMIA a través de la firma de un acuerdo con el Gobierno iraní, suscrito en 2013.
«En persona, sus últimas palabras fueron ‘quiero que conozcan la denuncia y me ayuden a difundir esto’. A mí en privado me dijo ‘Cristina Kirchner ordenó todo'», declaró Alonso, en alusión a queNisman estaba convencido de que Fernández de Kirchner habría ordenado acordar con Irán para proteger a los acusados por el atentado.

Según relató la diputada, Nisman le dijo que la procuradora general, Alejandra Gils Carbó (jefa de los fiscales), estaba dispuesta a apartarle del caso AMIA porque el Gobierno se había enterado de que el fiscal estaba investigando el presunto encubrimiento.

«Me dijo: ‘la procuradora en diciembre me contactó porque se habían elevado las amenazas en mi contra y me proponía que yo tuviera más custodia, a lo que le dije que no’. También él me dijo ‘van a apartarme de la Fiscalía, la procuradora tiene decidido apartarme porque el Gobierno sabe que yo estaba llevando esta investigación'», dijo Alonso.

La diputada afirmó no tener «la menor duda de que Alberto Nisman no se suicidó» y sostuvo que «el clima de violencia verbal que se generó por los voceros oficialistas desde el jueves hasta la aparición sin vida de Nisman buscaba amordazar al fiscal y callarlo» y que «finalmente lo terminaron callando porque él perdió su vida».

«Yo solo sé que ha muerto un fiscal de la democracia, en democracia, un día antes de presentarse ante el Congreso y cuatro días después de haber denunciado a la presidenta por encubrimiento», señaló la legisladora del Pro.