Dejó la mochila en una silla y un delincuente se la llevó de Costa Rica, en la esquina con Armenia

Victoria trabaja para una fundación y fue víctima de un robo cuando pintaba un mural en un bar del barrio de Palermo. Dejó la mochila en una silla y un delincuente se la llevó con todos sus elementos de trabajo.

El hecho fue este lunes en la calle Costa Rica, en la esquina con Armenia. Un hombre sentado debajo de una sombrilla se robó la mochila de la chica y se fue caminando.

A pesar de que el bolso estaba atado a la silla con fajas de seguridad, el ladrón se tomó su tiempo para desatarlo y escaparse. En el interior había una máscara para pintar, una cámara, un overol, plata y zapatos que Victoria usa para su trabajo.

“Trabajé tres años sin parar para comprar todos los elementos que me robaron. Ahora no puedo reponer. Yo trabajo ad honorem. Todo es fruto de mi sacrificio. Dejé la mochila en la silla porque había un policía y confié en que me iba a cuidar, pero igualmente me robaron”, contó la víctima.

“A pesar de que la gente del bar enseguida me dio el video de la cámara de seguridad donde quedó registrado el asalto, y de que al lugar llegaron dos patrulleros y cinco policías en bicicleta, ninguno salió a buscar al ladrón. A la noche fui hasta la comisaría a hacer la denuncia y las policías que me atendieron me dijeron que ya sabían quién era el delincuente pero que me vaya con la denuncia”, concluyó la mujer.