El último traje de Pablo Solarz con Miguel Ángel Solá, estreno 25 de enero

Abraham es un sastre judío de 88 años que tiene una promesa por cumplir. Al final de la Segunda Guerra Mundial, un amigo lo salvó de la muerte y juró volver algún día para contarle cómo fue la vida que vivió gracias a él. Siete décadas después, y sintiendo que para su familia solo es un estorbo, Abraham decide que es el momento de enfrentarse a sus miedos.

“El ultimo traje” es la historia de una amistad sin límites, una roadmovie del emotivo viaje que Abraham tendrá que hacer para llegar a Polonia desde Argentina cruzando media Europa, con la ayuda de algunos personajes que cambiarán su manera de ver el mundo, Martín (Martín Piroyansky), un argentino residente en Madrid y María González (Ángela Molina), dueña de un hotel barato de esa ciudad; Ingrid (Julia Beerhold), una alemana que le hará comprender que no todos los alemanes son nazis, y a Gosia (Olga Boladz), una joven enfermera polaca que lo acompañará en el último tramo de la búsqueda de Piotrek.
Sentimientos y humor se entrelazan a lo largo de los encuentros y reencuentros que tejen esta película.

FECHA DE ESTRENO: 25 de enero

DURACIÓN: 86 minutos

DESCRIPCIÓN DE PERSONAJES

Abraham Bursztein (88). MIGUEL ÁNGEL SOLÁ

Sumamente seductor, convincente y gracioso. Sobre todo desde que toma la decisión de dejar plantadas a sus hijas, que se disponen a internarlo en un geriátrico, e irse a Polonia a buscar a su amigo sin decírselo a nadie. Tiende a huir de los problemas porque piensa que no va a conseguir lo que desea o merece. Es un hombre muy fuerte. Por eso logra sobrevivir a tanto maltrato, tortura, hambre y horror. Odia a todos los polacos, salvo al amigo que lo salvó, y piensa que todos los alemanes son nazis, sin excepción.

María González (70). ÁNGELA MOLINA
Dueña de un hotel barato de Madrid que heredó de su tercer marido. Muy despierta y de respuestas rápidas. Gran consumidora de best sellers, novelas policiales sobre todo. Aficionada al canto. Tres o cuatro veces por semana canta en un piano bar. Cuando está cantando se olvida de todo y parece ser feliz. No confía en nadie. Menos en los hombres. Hermosa, delgada, de cabello negro azabache, se nota que ha sido una mujer de una belleza inmensa. Y lo sigue siendo hoy.

Claudia Bursztein (45) NATALIA VERBEKE
Hija menor y preferida de Abraham. La única espontánea y auténtica de sus tres hijas. Siempre dice lo que piensa. No soporta la falsedad. A pesar de ser la hija favorita, tiene con su padre una relación complicada porque Abraham vivió en Argentina muy desconectado de sus emociones y se fue volviendo cada vez más terco, testarudo y oscuro. Hace diez años que no se ven por una gran pelea de la que fue testigo toda la familia. Se van a reencontrar en Madrid.

Ingrid (48) JULIA BEERHOLD
Aunque no había nacido en la época del nazismo, vivió a su sombra debido a que su padre formó parte de las SS. Para ella fue un golpe muy fuerte cuando se enteró. Se dedicó a la antropología y se especializó en historia judía. Tiene un doctorado sobre el tema. Es políglota. Maneja perfectamente el Idish, el francés, el inglés y el español. Se encuentra con Abraham en la Gare de L’est. Lo ayuda a entender que no tiene sentido intentar llegar por tierra a Polonia desde París sin tocar Alemania. El encuentro, que comienza muy tenso, se vuelve conmovedor.

Gosia (35) OLGA BOLADZ
Polaca. Enfermera. Estudió dos años en España. Católica, muy creyente, decide ayudar a Abraham a llegar hasta Lodz, su ciudad natal, para intentar encontrar a Piotrek, su amigo y salvador. Lo apoya en su momento de miedo, de duda y lo contiene cuando pierde la esperanza. Es a Gosia a quién Abraham le cuenta con detalle lo que le tocó vivir en Polonia y la forma en que Piotrek lo salvó.

NOTAS DEL DIRECTOR

La primera vez que escuché la palabra “Polonia” tenía seis años. Sabía que en la casa de mi abuelo Juan, padre de mi padre, no se podían decir malas palabras. Pero en aquella reunión que nunca se borró de mi memoria, alguien dijo “Polonia” y se generó un silencio cargado de tanta tensión que me dio mucho miedo. Esa noche le pregunté a mi papá qué significaba eso y si era una mala palabra. Me dijo que en la casa del abuelo estaba prohibido pronunciarla. Insistí más tarde antes de dormir y con los días me fui enterando de cosas que me resultaron misteriosas, incomprensibles. Polonia era un país, como Argentina. Mi abuelo Juan había nacido en ese país y se había tenido que ir porque ahí no querían a los judíos. Todos nosotros, también me enteré esa noche, éramos judíos.

Crecí sintiendo ese miedo, esa cara de odio de mi abuelo, ese silencio cargado que se producía cuando cualquier miembro de la familia quería saber algo de la “otra vida” de mi abuelo Juan.

Por mis averiguaciones supe lo que sabemos todos. En Polonia había violencia contra los judíos. En el treinta y nueve los nazis invadieron el país y decidieron exterminarlos a todos. Sólo un diez por ciento de la población judía se salvó.

Crecí sintiendo que mi vida estaba de alguna manera marcada por lo que había pasado en Polonia. Intenté preguntar más pero sólo obtenía respuestas generales. De los detalles, de los nombres, de las caras, de los familiares que se habían quedado y habían muerto allí, de los que no se habían ido y fueron gasificados, en fin, de la historia, nunca se habló. Ni tampoco de los que habían logrado sobrevivir al holocausto.

Un día, mientras desayunaba en una confitería, escuché a un hombre de setenta años contarle a otro la historia de su padre, que se había ido, contra viento y marea, a los noventa, a Hungría. El objetivo de ese anciano, que su hijo describió como muy débil y enfermo, era encontrar a un amigo católico que lo escondió en su casa y lo salvó de los nazis. Sus hijos no querían dejarlo ir pero el anciano estaba muy decidido. Tampoco aceptaba compañía. Se había obsesionado con hacer ese viaje de regreso a su tierra, después de más de siete décadas, completamente solo. Los hijos, al ver que era su último deseo, decidieron apoyarlo. El hombre estuvo un tiempo largo buscando a su amigo y salvador. Las posibilidades que tenía de encontrarlo eran muy remotas ya que no había tenido contacto en muchos años y el hombre al que buscaba, como él, tenía, en caso de estar vivo, más de noventa años. Para sorpresa de todo el mundo y contra todo pronóstico, un día el anciano llamó por teléfono a su hijo, el que ahora contaba la historia. Estaba feliz, cenando en la misma casa donde había permanecido oculto durante meses en su juventud, cenando con su amigo. Parecía, según el relator, un hombre realizado, listo para morir. El interlocutor del que narraba le dijo: “me hiciste llorar, hijo de puta”. Y yo, sentado espalda con espalda con el narrador, me di vuelta y agregué, con claros signos de emoción, “a mí también”.

Los tres nos quedamos callados. Me puse a investigar la historia de mi abuelo Juan y la de tantos otros. Encontré muchos relatos de reencuentros, de viajes, de regresos. Decidí que era fundamental para mí escribir y filmar la historia de un anciano que vuelve a su tierra a agradecerle a un amigo esa “otra vida” que gracias a él vivió.

Hice un trabajo de investigación prolongado y minucioso. Viajé a la ciudad natal de mi abuelo, hoy fallecido, encontré parientes, escuché cientos de relatos. Escribí, en los últimos diez años, seis o siete versiones diferentes de la historia. Hoy quiero filmarla para “llenar” de voces, de música, de imágenes, el silencio cargado de dolor, de odio, de espanto, con el que me tocó crecer, y para hacerme algunas preguntas sobre lo que pasó, entender tanta frialdad, tanta dificultad para lidiar con emociones, contagiar eso que sentí en la confitería, cuando el hijo de aquel héroe anónimo finalizó aquel relato que cambió mi vida.

PABLO SOLARZ

EQUIPO TECNICO
Director

PABLO SOLARZ

Guión

PABLO SOLARZ

Director Fotografía

JUAN CARLOS GÓMEZ

Director de Arte

FEDERICO GARCÍA CAMBERO / MATÍAS MARTÍNEZ

Sonido

EDUARDO ESQUIDE / PELAYO OVEJERO

Vestuario

PAOLA TORRES / JULIO SUÁREZ

Maquillaje

ALMUDENA FONSECA

Montaje

ANTONIO FRUTOS

Música

FEDERICO JUSID

DATOS DE PRODUCCIÓN

Producida por

HADDOCK FILMS
PATAGONIK FILM GROUP
ARGENTINA

ZAMPA AUDIOVISUAL
TORNASOL FILMS
HERNÁNDEZ Y FERNÁNDEZ PC
RESCATE PRODUCCIONES AIE
ESPAÑA

Con el apoyo de

INCAA, ICAA y GOBIERNO DE CANARIAS

Filmada en

BUENOS AIRES (ARGENTINA)
MADRID y LAS PALMAS DE GRAN CANARIA (ESPAÑA)
VARSOVIA Y LODZ (POLONIA)
PARIS (FRANCIA)

Distribuidora
Buena Vista Internacional

Ventas Internacionales LATIDO FILMS

Tráiler: https://youtu.be/qP_iT4ZYoCU
Facebook: facebook.com/ElUltimoTrajeFilm
Instagram: patagonikfilms/

FESTIVALES:
* Busan International Film Festival – Corea del Sur / 12 al 21 de Octubre 2017
(World Cinema)

* Sao Paulo International Film Festival – Brasil / 17 de Octubre al 1° Nov 2017
(New Filmmakers Competition)

* Jewish International Film Festival – Australia / 25 de Octubre al 22 de Nov 2017
(Features)

* Jerusalem Jewish Film Festival – Israel / 16 al 21 de Dic. 2017
(Competition)

* Miami International Film Festival – Estados Unidos / 9 al 18 de Marzo de 2018
(HBO Ibero-american Film Competition)

Críticas:
Fotogramas: http://www.fotogramas.es/Peliculas/El-ultimo-traje#critFG
Cinemania: http://cinemania.elmundo.es/peliculas/el-ultimo-traje/critica/
Cinem(ação): http://cinemacao.com/2017/10/24/critica-o-ultimo-traje-41a-mostra-de-cinema-de-sao-paulo/
Blogs ABC http://abcblogs.abc.es/cine/public/post/inalcanzable-sola-16936.asp/#.WeccRE8IdQd.twitter