Turismo en Buenos Aires: tango, gastronomía, arte, compras.

Buenos Aires es tango, gastronomía, arte, compras. Es fútbol. Una manera increíble y divertida de recorrerla es en bicicleta, y por ello cada vez es más amplia la oferta de ‘tours’, que van, en promedio, desde unos 90.000 pesos colombianos, por un recorrido de cuatro horas, hasta más de 200.000 pesos de cinco horas o más, y con almuerzo incluido.

Rincones entrañables Buenos Aires cuenta con una extensa lista de lugares imperdibles. Sin duda, hay que visitar lugares tradicionales como el Obelisco (una de las postales más famosas), la calle Caminito en La Boca, donde se respira tango; la Plaza de Mayo (y la Casa Rosada), los estadios Monumental, de River Plate, y la Bombonera, de Boca Juniors (con sus respectivos museos); o barrios tradicionales como San Telmo y Recoleta. De hecho, este último ofrece un plan interesante –quizás escalofriante para algunos– que consiste en recorrer el cementerio de la Recoleta, declarado monumento histórico nacional. Es un auténtico museo al aire libre, donde reposan los restos de importantes personalidades argentinas como Eva Duarte de Perón, Evita.

Otro plan es recorrer el paseo de la Historieta, que comienza en la escultura de Mafalda, en San Telmo, y finaliza en Puerto Madero. Estatuas de los recordados personajes de Quino y de varios de los protagonistas de famosas historietas argentinas.

Los amantes del arte y la cultura también tienen un amplio abanico de posibilidades en la ciudad, que incluye museos, teatros y librerías. Gran idea ir al teatro Colón, en el centro, considerado uno de los escenarios líricos más importantes del mundo – por su acústica y arquitectura–. La escena emergente e independiente brilla en teatros como El Camarín de las Musas, el Kafka o Puerta Roja.

En materia de museos, casi todos situados entre Palermo y Retiro, está el Nacional de Bellas Artes, uno de los más importantes de Latinoamérica; y los museos Evita, Fernández Blanco y el Palais de Glace, entre otros. Igualmente, las librerías forman parte del listado de atractivos turísticos, pues es la ciudad con más establecimientos de este tipo en el mundo: 25 por cada 100.000 habitantes. Casi todas situadas sobre la avenida Corrientes, sobresale por su belleza el Ateneo Grand Splendid, que funciona en un edificio inaugurado como teatro en 1919, en el barrio Recoleta.

Y si de ir de compras se trata, lo tradicional es ir a Palermo, al Abasto Shopping Center (barrio Balvanera) o por las calles peatonales Florida y Lavalle, en el centro de la capital argentina, donde, además de centros comerciales (como Galerías Pacífico en Florida), locales de ropa y accesorios, tiendas de ‘souvenirs’ y artesanías, cafés y restaurantes, es común encontrarse con espectáculos callejeros de música y baile. También están la calle Murillo o Palermo Soho. Sin embargo, una opción para ir de compras con un presupuesto más ajustado, pero que está en auge, es dirigirse a los barrios Palermo, Belgrano, Monserrat o Villa Crespo, donde los turistas pueden hallar una oferta amplia de ‘outlets’.

Y, por supuesto, Buenos Aires también es sinónimo de gastronomía. No en vano, en el escalafón más reciente de los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica –derivado del listado mundial de la revista ‘Restaurant’– figuran diez de esta ciudad. Además de las variadas muestras de cocina de autor, existe un sinnúmero de opciones de comida oriental, francesa, árabe, vegetariana, internacional, y de los famosos asados y parrilladas argentinas, así como de pizzerías y heladerías heredadas de la cultura introducida por los inmigrantes italianos.

Pueden encontrarse en distintos puntos de la ciudad, pero especialmente en Puerto Madero, San Telmo, Las Cañitas, Recoleta.

Retiro y Palermo, donde también hay una considerable oferta de bares (muchos especializados en coctelería) y ‘wine bars’ (con tablas de quesos) muy visitados por turistas y habitantes.

Por último, en la lista de imperdibles no puede faltar el tango, y existen lugares tradicionales para disfrutar de grandes espectáculos como el Café Tortoni, Piazzolla Tango, Señor Tango, Tango Porteño o la Esquina Carlos Gardel.