La Legislatura busca regular la práctica de deportes en plazas y parques de la Ciudad

La Legislatura porteña comenzará a discutir un proyecto de ley que busca regular la práctica de deportes en plazas y parques de la Ciudad a través de la obligación a los entrenadores a cargo de la actividad a inscribirse en un registro, contar con un servicio de emergencias médicas y exigir a sus alumnos un certificado de aptitud física.

La iniciativa del legislador de Vamos Juntos Diego García de García Vilas propone “establecer medidas de seguridad para la práctica de deportes en espacios públicos” mediante la creación de un Registro de Entrenadores Personales que desarrollen sus actividades plazas y parques de la Ciudad.

En ese sentido, indica que serán considerados “entrenadores personales” aquellos profesionales que se encargan de guiar un entrenamiento físico en forma grupal o personalizada y que puedan acreditar título habilitante para la actividad.

Además, el profesional deberá contar con un servicio de emergencias médicas y tener conocimientos de primeros auxilios y reanimación cardiorrespiratoria.

Por último, indica que “el responsable del grupo deberá exigir a cada alumno un certificado de aptitud física que debe contener los resultados de estudios electrocardiográficos expedido por el especialista actualizado anualmente”.

Y advierte que el entrenador que ejerza la actividad sin el debido permiso, será sancionado de acuerdo con lo establecido en el artículo 83 del Código Contravencional, el cual establece penas a quienes realizan actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público.

Según precisó el legislador, el proyecto surgió “ante la necesidad de establecer un ordenamiento en el uso del espacio público principalmente plazas, parques y espacios verdes de la ciudad y medidas de seguridad para la práctica de deportes en la vía pública, a través de la creación del registro”.

“Es importante siempre que se realice actividad física que la misma esté supervisada por un profesional, para evitar poner en riesgo la salud de la personas ya que pueden provocarse lesiones musculares, óseas, articulares, o bien correr un riesgo cardíaco”, agregó.