El boom de la chía

Por Vilma Lo Presti (www.cocinandoconchia.com.ar), pionera en introducir la chía como ingrediente fundamental en sus recetas. Autora de Repostería y Panadería con chía, galardonado en el prestigioso concurso Gourmand World Cookbook Awards y de “Chía. El superalimento” de Editorial Planeta.

Claves para entender este superalimento y elegirlo en la góndola.

En las últimas décadas, la gastronomía ha cobrado un nuevo impulso que, sumado al avance de internet, de las comunicaciones y de la difusión televisiva, se ha esparcido en todo los niveles sociales. Hoy, la gente toma conciencia del cuerpo y sus necesidades y se interesa por los ingredientes de sus alimentos, quiere saber qué come y cómo hacerlo de manera más sana. Muchos
alimentos se sumaron a los tradicionales y, de la mano de la globalización, ingresaron a las mesas familiares y restaurantes del mundo. Simultáneamente, el conocimiento del origen de las enfermedades se ha profundizado y se perfeccionaron los estudios acerca de los componentes de los alimentos, instalándose la conciencia de que una alimentación saludable redundará en la obtención
de una vida más placentera y larga. Los conocimientos sobre nutrición han evolucionado notablemente y ya no se espera que la ingesta sea s.lo de raciones suficientes para vivir, el desafío de
este tiempo es “comer para alimentarse” sin resignar el placer.
El objetivo moderno de la Nutrición es generar calidad de vida y bienestar integral. En este sentido, el redescubrimiento de un alimento ancestral como la semilla de chía encontró un campo fértil donde instalarse. Hacia el final del siglo XX se estudiaron sus virtudes y propiedades nutricionales y desde entonces médicos y nutricionistas de todo el mundo recomiendan la ingesta de una dosis diaria para poder aprovechar al máximo los beneficios que aporta al organismo. Los ácidos grasos omega-3
semillas de chía se comportan como un verdadero “medicamento natural “siendo de gran utilidad para prevenir y tratar algunas enfermedades, por lo que ha comenzado lentamente a formar parte
de la dieta de diferentes poblaciones del mundo.
Una alimentación saludable tenderá a regular los niveles de colesterol del organismo sin necesidad de recurrir a medicamentos. Una ingesta baja en grasas y rica en omega-3, acompañada de actividad física, parece ser la mejor manera de obtener el pasaje a una juventud plena y una vejez larga y sana. Pequeñas modificaciones en nuestros hábitos alimentarios cotidianos alcanzan para lograr la meta final.

A la hora de comprar

Hay diversas maneras de comprar semillas de chía, puesto se encuentran disponibles en herboristerías, dietéticas, negocios de venta de productos naturales, supermercados y en múltiples páginas web que las envían a domicilio.
* En el caso de comprar harina de chía (semillas de chía molidas), corrobore que la molienda se haya realizado con semillas completas.
* Verifique que no haya semillas unidas entre sí o apelotonadas.
* Elija aquellas presentaciones que cuenten con la etiqueta del producto e información nutricional. Y que alcancen un grado de pureza superior al 99,5 %, puesto que esto garantiza la calidad y limpieza de las semillas, minimizando así la presencia de cuerpos extraños diferentes a la chía.
* Si adquiere semillas sueltas, deténgase a observar que las propiedades organolépticas (color, olor y sabor) se encuentren en buen estado de conservación.
* Si bien el aceite es muy estable, un almacenaje inapropiado podría generar semillas con olor rancio. En ese caso, deséchelas.
* Siempre verifique la fecha de vencimiento.
* Compre en comercios autorizados.
* Se encuentran disponibles semillas con certificaciones orgánicas y kosher.