La actitud de servicio te trae prosperidad financiera

Como seres humanos dependemos de la ayuda de otros. Solo así nos podemos desarrollar. También necesitamos ayudar a otros. Quien no es necesitado, quien no puede ayudar a otros, se aisla y atrofia. El ayudar entonces, no solo sirve a los otros, sino a nosotros mismos. En regla general la ayuda es recíproca, p.ej. en una pareja; y se regula según la necesidad de compensación. Quien recibió de otros lo que desea o necesita, quiere retribuir, es decir quiere dar y con este acto compensar la ayuda recibida…”- Bert hellinger “Los ordenes del Amor”

Sostener una actitud servicial desde el corazón, constituye la forma más poderosa de ir creando abundancia financiera y espiritual. No se trata de una actitud premeditada en la cual das según la conveniencia. Tampoco se trata de dar todo sin limites claros. Por el contrario, la actitud de servir significa que a través de tu profesión y/o actividad comercial, te dispones a brindar un servicio desde el corazón, centrado en compartir tus habilidades y dones para promover un estado de mayor bienestar, placer y crecimiento para el otro.

Esta actitud genera un enamoramiento que convoca. De hecho estamos con mi familia pasando unas hermosas vacaciones en la isla de Creta, Grecia, y en nuestro primer día, entramos a un lugar de comida (los griegos tienen comida sabrosa y muy económica) y su dueña, no solo nos trajo una comida deliciosa (“gyros” que es el shawarma al estilo griego) sino que manifestó su placer de escucharnos hablar en español. Era interesante escuchar la musicalidad de su acento, tan parecido al nuestro pero a la vez distinto. Como sea el gyros que preparó, estaba delicioso y unido a su encanto y calidez, nos llevó a volver los siguientes días. De hecho la isla de Creta está considerada uno de los puntos de mayor atracción turística de Europa, y eso no solo por sus bellas playas que estamos disfrutando, sino por la sencillez y calidez de sus habitantes.

Dar desde el corazón genera enamoramiento. En la Cabala se hace mención desde las 10 sefirot o emanaciones divinas, a través de 2 de ellas llamadas Jesed (Misericordia) y Gueburá (Fuerza-Límites), lo cual nos dice que si damos con amor y límites, generamos una integración llamada Tiferet, que es belleza y armonía en nuestra vida. Esta receta es potente para el amor, los vínculos y la actividad comercial. Dar en actitud de servicio significa enfocarnos en el otro sin perder de vista nuestros valores y limites. Y si a eso le añadimos el corazón, se genera una bella mezcla que ejerce una fragancia que convoca a los demás.

Algunas simples sugerencias para impregnar tu actividad comercial con una actitud de servicio son:

Añadí la amabilidad en tu trato: Una sonrisa desde el corazón mirando a tu cliente, colega o empleado, puede cambiar la neurofisiología de la otra persona y hacer que tenga un mejor día. Una simple palabra amable enfocada a esa persona junto a una sonrisa sincera, puede obrar milagros.
Respetá tus limites: ¿Cuáles son los limites de tu servicio o actividad comercial que te ayudan a sentirte bien y en paz contigo? Volverte conciente de ellos, ayuda a brindar un servicio con limites saludables que pueden asegurarte un crecimiento equilibrado que promueva tu salud, en vez de arruinártela.
Para finalizar, te invito a mirar esta hermosa película llamada “El guerrero pacífico” donde nos habla de entrenarnos para estar en el aqui-ahora y tener una actitud de servicio….hacia la vida…

Que tengas una semana con actitud de servicio enfocado en el otro. Abrazos!

Pablo Nachtigall
Psicólogo clínico, Capacitador y escritor.
Tel.: 154 946 9491